BDM

Anzorena, el único líder

El elenco de la Sexta Sección venció por 90-65 a San José y se quedó en forma solitaria en la punta.

Noche de gala en el Roberto Gutierrez. Es que se enfrentaban los dos únicos punteros e invictos que mantenía la Superliga hasta el momento. Cerca de 100 personas se acercaron al estadio de calle Olascoaga, para vivir lo que fue un duelo con todos los condimentos pero que tuvo bajas importantes en ambos bandos: Facundo Rubia, Matías Estalles y Joaquín Orrego.

Y como si fuera una final, lo jugaron. Con los dientes apretados, concentrados en ataque y al límite con las defensas. Y el que empezó mejor fue San José, que contó con el goleo en la pintura de Diego Maranesi para poner el tablero 9-5. Sin embargo, dos bombas, una de Nicolás Aguilera y otra de Gastón Zalazar empardaron las cosas. A partir de ese momento, gol a gol se convirtió el juego aunque un lanzamiento de 6,75 de Rodrigo Lavezzari terminaría cerrando el cuarto: 24-21.

Un triple de Revellino en el amanecer de los segundos diez, aumentó la brecha a favor de Anzorena que pegó duro. No contento con eso, el Rojo siguió gozando un gran momento en el perímetro más una bandeja  de Alejo Schestakow, obligó a pedir tiempo muerto a Pablo Moyano (34-23). Cuando el “Santo” pudo reordenarse en defensa, limó la ventaja con las anotaciones de Lincheta y metió un parcial 5-0. Pero, los de Gutierrez volvieron a reaccionar con un intratable Ignacio Revellino, y mandaron las cosas a los vestuarios: 45-39.

El cuarto de Federico Bonini. Así podríamos llamar a este inicio. Es que el alero de Anzorena lastimó en la zona interna cada vez que pudo y aumentó la luz a 52-41. Continuó con el envión el de la Sexta ante un elenco visitante que no encontró la brújula en ataque. El “Santo” mostró que iba a vender cara la derrota, y con algunos puntos de Silva-Maranesi, provocó un parcial 6-0 (59-53). Sobre el final Nicolás Aguilera con un triple y un doble del hombre del cuarto, llevaron las cosas al cuarto decisivo: 66-54.

Entre Aguilera y Bonini, se llevaron el peso de la ofensiva en el último cuarto. El Rojo fue un relojito en ataque, mantuvo el orden en defensa y logró la máxima hasta el momento: 82-62. Los de calle Bandera de Los Andes se quedaron sin ideas (sólo 8 puntos), y el de la Sexta con Lavezzari que tuvo una magnifica noche, dio señales de que el partido estaba liquidado. Con el correr de los minutos fue ampliando aún más la ventaja y así Anzorena se quedó por 90-65 con esta victoria, la cuarta al hilo y con la punta en soledad de la Superliga.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: