BDM

En el Este, los dos finalistas

Anzorena y San José visitaron el Este provincial para cerrar sus series 2-0 y meterse en las finales.

Errático, con largos minutos sin convertir y poco juego, empezó el segundo punto de la serie en el Leopoldo Broxovix. Luego de cuatro ataques, Anzorena sacó una pequeña luz de ventaja (7-2), aunque nunca logró encontrar fluidez en ataque. El “Naranja” apostó al juego interno con Trejo-García y más las conversiones de Llaver, estiraron a 20-11 la luz para el local. Tiempo muerto para Walter Gutierrez para reacomodar a su conjunto. Después del párate, el “Rojo” anotaría algunas conversiones, para decorar el 23-15.

Sin brillar demasiado siguieron los segundos diez. Aunque en este juego, Anzorena con la efectividad de Aguilera y Lavezzari, desde 6,75 empezó a sumar (30-26). Sumado a eso, Orrego se hizo fuerte en la pintura, y con cinco puntos al hilo, disminuyó a solo uno la ventaja para el de calle Olascoaga (36-35). Pero a menos de un minuto, una ráfaga de Arancibia-García y Llaver, volvieron a darle total control del partido al de Minelli. Una bomba de Francese, sellaría el 42-36.

Después del descanso largo, sería una orquesta de Rivadavia. De la mano del base Llaver, tocaría la máxima del juego (66-53). Pero Anzorena recuperó la memoria ofensiva con los puntos de Bonini-Aguilera, para disminuir la ventaja antes del cuarto final.

Rivadavia acentuó su dominio en el comienzo del último. Aunque Aguilera, Lavezzari y Bonini anotaron en los momentos claves. Justamente el “Colo” sería el encargado de igualar las cosas con un lanzamiento desde más de 7 metros. A partir de ahí el final fue con suspenso. En menos de tres segundos pasó de todo. Dos libres para Estalles, que anota sólo uno. Y a falta de 1’, Ronco recibe una falta de Irrutia. Va a la línea de libres. Falla el primero. Convierte el segundo y el partido a suplementario.

Seis de entrada sacó Rivadavia en el tiempo extra. Parecía que la serie se alargaba a un tercer juego. Pero, Federico Bonini sumó cuatro al hilo, Estalles metió un bombazo y Nicolás Aguilera volvió a hacer de las suyas; e puso el equipo al hombro y con un lanzamiento de otro juego, lo puso arriba al Rojo. En la última Anzorena defendió a “cara de perro”, y se quedó así con una sufrida victoria y clasificación a las finales de la Superliga, donde se medirá con San José. El “Santo” barrió su serie también 2-0 ante Junín.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: