BDM

“El deporte inculca valores”

Oscar junto al plantel de la Primera.

El dirigente de Junín en la rama del femenino, Oscar Alonso, se sometió a esta extensa nota.

El interés de su hija, Abril, por empezar a picar una “naranja” hace ochos años, lo llevó a acercarse lentamente al básquetbol, deporte el cual nunca había jugado. Y hoy en día, Oscar Alonso (56), disfruta estar ligado a Junín/La Colonia, al cual le dedica varias horas de su vida.

Delegado por elección en la FBPM, este nuevo “loco” del básquetbol dialogó con el Departamento de Prensa sobre su función, la actualidad del Verde que está haciendo sus armas este año con una Primera y de muchos otros temas.

-¿Por qué te acercaste al femenino de Junín? ¿Qué sentís hoy en día con esta función que has tomado?

-Mi acercamiento fue de casualidad. Mi hija practicaba otro deporte cuando era chiquita, y de la nada decidió empezar a jugar al básquet. En mi casa nadie lo había jugado, y nunca se había hablado de este. Tuve la suerte de llegar a La Colonia/Junín, donde había un grupo de profesoras encabezado por Susana Sánchez, y la “Rusa” (Vanessa Luppino) que la incorporaron muy bien, además de padres con los cuales hice buena amistad. Así me puse a trabajar para que las niñas pudieran tener otra competencia, y salir de la provincia. Pasamos muy buenas épocas en La Colonia. Una cosa lleva a la otra, uno se mete por los hijos y realmente ha sido satisfactorio de estar en Junín. Estoy muy contento. Siempre hemos tenido el apoyo de un intendente como Mario Abed, que lucha mucho por el deporte en general, y eso te hace ponerte las pilas y seguir adelante.

-¿Cómo definirías esta actualidad de Junín? ¿Qué les permitió esto de unificar fuerzas entre Junín y La Colonia en las formativas? ¿Cómo ves esta decisión?

-Junín está muy bien. Ha sido un gran acierto del Director de Deportes, Mario García acompañado por Alberto Martínez y Susana Sánchez, en lograr esta unión entre Junín y La Colonia. Nos hacía perder fuerzas, es más había una fuerte rivalidad que no servía y eso me asombraba. Además, también así achicamos gastos porque no tenía sentido tener dos U13, dos U15 y dos Reserva. Hoy en día Junín dio un salto muy grande porque antes se perdían muchas chicas y a veces no se completaban dos equipos. Estamos muy contentos con los resultados y con lo que se ha logrado.

-¿Cuáles son los próximos objetivos que se han planteado en forma inmediata y mediata?

-Apostamos a seguir teniendo una buena base. La Colonia hoy en día cuenta en Mosquitos, Pre Mini y Mini, 65 chicas y en Junín también hay un número similar. Esto te alienta a saber que el básquetbol siempre va a estar presente. Tenemos la deuda pendiente de formar equipos competitivos a nivel nacional como lo hicimos hace muchos años atrás. Queremos llegar a eso.

-¿Cómo es un día tuyo? ¿Se lleva muchas horas el básquetbol en tu vida?

-Mi actividad principal es la agricultura y esto del básquetbol lleva su tiempo. Pero es sencillo porque tenemos un buen grupo de profesoras que nos hacen las cosas fáciles. Es muy gratificante ver disfrutar a las niñas. Las entrenadoras hacen un gran esfuerzo y los padres acompañan. Tengo la parte más linda, y la disfruto mucho.

-¿Cuál es tu opinión del básquetbol femenino? ¿Y qué crees que le dio la llegada de Las Heras Mendoza Básquet a la Liga Femenina?

-Siempre he visto al básquetbol de Mendoza como muy bueno, competitivo y bien organizado. He aprendido mucho de delegados como Obras, Talleres, Banco Mendoza, YPF, que son gente que sabe mucho y pone su esfuerzo y tiene jugadoras de muy buen nivel. Con respecto a Las Heras Básquet es muy importante. Es un salto para el deporte mendocino, pero hay que tener la precaución de que no se coma al básquetbol local con el tema de las fechas y el ordenamiento de la competencia de acá. Es una vidriera importante para las chicas. Han hecho un gran papel además en este poco tiempo. Y me gustó mucho la inclusión en la Liga de Desarrollo.

-¿Cómo te gustaría que se te recuerde cuando decidas dar un paso al costado por falta de energías?

-Nunca me hubiera puesto a pensar en eso. Simplemente somos una familia que tuvimos la suerte de que el básquetbol nos adoptó. El deporte le hace muy bien a la juventud y sirve para inculcar valores. Me gustaría que se recuerde a Junín por el gran esfuerzo que ha hecho, y que lo sigue haciendo. Nosotros estamos acá de casualidad y debemos apoyar todo lo que sea bueno para las niñas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: