BDM

Se escapó en el suple

Mendoza cayó 88-86 ante Tucumán en su presentación en el Torneo Argentino U17 de varones.

En el Arena La Pedrera, de Villa Mercedes, Mendoza y Tucumán fueron los encargados de abrir la acción de la Zona C del Torneo Argentino U17 de San Luis. En el primer cuarto no hubo un buen juego para los muchos que se acercaron a ver el estreno: el trámite estuvo dominado por los fallos cerca del canasto y un mayor lucimiento de las defensas sobre el talento ofensivo. En esa lucha reñida, Tucumán sacó una pequeña luz con disparos de cinco metros y Mendoza pagó caro el desacierto desde la línea de libres.

En el segundo chico se vio un mejor nivel: los triples entraron de ambos lados gracias a buenos movimientos del balón, y algunas canastas rápidas engrosaron un goleó que estaba débil en los primeros diez. Mendoza, manejado por su base Lorenzo Alaniz, creó con mayor claridad y torció la balanza del juego. El único lunar de este segundo cuarto fueron -nuevamente- los tiros libres. Al final de los veinte iniciales, Mendoza ganaba 38-37.

A la vuelta del descanso largo, los cuyanos mostraron su mejor cara, corriendo en transiciones veloces que los depositaron al borde de los dos dígitos de ventaja. Para frenar la embestida, Tucumán solicitó minuto. De ahí en adelante fue otro equipo: defendió más duro -similar al primer cuarto-, se compartió el balón, y aprovechó algunas desconcentraciones para igualar el tanteador. En los últimos diez todo estaba por definirse.

Como la fiera que persigue a su presa, los del Jardín de la República corrieron de atrás todo el tiempo a la borravino, pero con una defensa en zona -muy alta- más la actuación brillante del dueto Allende-Lezcano, pasaron a dominar el marcador cuando le quedaban cinco minutos al juego. El calor y el alto ritmo les pasó factura, porque su nivel decayó y nuevamente Mendoza se hizo dueño de las acciones. Los del oeste argentino, liderados por la figura del duelo, Matías Porcari (22 puntos y 12 rebotes), se parecieron al equipo del tercer cuarto con una unidad más baja, que le imprimió velocidad y defensa perimetral al partido. Cuando todo indicaba que los de Cuyo se llevaban la victoria (ganaban por dos -+2 libres-) un triple sobre el cierre de Matías Bernan obligó a jugar cinco minutos de suplementario. 81 A 81

La paridad de los cuarenta minutos se replicó en el tiempo extra: la diferencia estuvo en los primeros compaces del parcial, cuando Tucumán inició más concentrado y sacó cuatro puntos de aire. Cuando el cierre se acercaba, los nervios hicieron que los libres volvieran a ser un factor cúlmine; Mendoza tuvo para estirar la agonía, pero los lanzamientos desde la línea de los suspiros lo dejaron sin nada. El 88 a 86 final grafica lo parejo, cambiante, entretenido y disputado que fue este debut para ambos. Tucumán se va con una sonrisa, pero los mendocinos pueden estar satisfechos con lo demostrado.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: