BDM

Campazzo: «No me animo a decir dónde estamos parados»

Instalado en Bahía Blanca, el base Facundo Campazzo palpita el desafío en Lima y desea alcanzar el máximo nivel de rendimiento para China.

Con la madurez de brillar en las esferas más encumbradas del mundo, mantiene su tinte de desfachatez, pero le adosa mayor luminiscencia para el diagnóstico. Envuelto en su evolución constante, que presagia siempre un peldaño más de progreso, Facundo Campazzo vive con entusiasmo este comienzo de proceso de preparación de la Selección Argentina de básquetbol.

Laureado con los títulos grupales, e individuales, en el portentoso Real Madrid, el base de Argentina disfruta de la concentración en el Dow Center. Con el objetivo inmediato de los Juegos Panamericanos de Lima (del 31 de julio al 4 de agosto), el cordobés comparte la filosofía del equipo de destinarle el foco a ese desafío. “Los Panamericanos de por sí te demandan física y mentalmente al ciento por ciento. Nos pusimos como meta competir en Lima, aprovechar estos nueve días de entrenamiento para llegar de la mejor manera y continuar construyendo la identidad que venimos edificando hace varios años”, soltó el armador.

Ante la habitual referencia de la renovación del plantel, Campazzo aportó una visión interesante. “Ya se hizo hace años, desde el 2014 o 2015 el cambio es profundo, somos un grupo más nuevo y más joven, comandado por Luis (Scola). Considero que hay muchos jugadores que están muy bien en Europa, cada vez son más por suerte y eso habla muy bien”, razonó el MVP de las Finales de la ACB.

La tentación de observar hacia el Oriente, con la expectativa que despierta el Mundial, no cuaja en su repertorio. Por eso, Facundo sostuvo: “Primero vamos a realizar un buen Panamericano, después de China no me animo a decir dónde estamos parados hasta que empecemos con los amistosos con los equipos internacionales”. Esa reflexión invitó a que el base entregara una concepción muy nutritiva, que ejemplifica el ADN del seleccionado: “Mi deseo es ver a una Selección que compita, que no le tenga miedo a nadie. El éxito será encontrar nuestro techo y nuestra mejor versión”.

-¿Cómo llegaste desde lo físico a este proceso?
-Bien, fue una temporada muy larga, con 84 partidos, así que no se trató de una exigencia corta para nada. Utilicé el descanso, intenté hacerlo de lo mejor posible y moviéndome de a poquito.

-Entrenás en el primer nivel mundial, ¿cómo describís al Dow Center?
-No hay otro lugar igual en Argentina, superó mis expectativas al estar acá. Está todo pensado para que el jugador solo se dedique a producir, y a la vez a desconectar con varios espacios. Todo muy cómodo. Estar en el Dow Center en este momento del proceso es muy importante.

-¿Qué es lo que más los ilusiona en esta nueva etapa?
-Competir, tener ganas de medirnos. De los que estamos acá hay ocho que juegan en Europa, bienvenido sea, y son protagonistas en sus clubes. La Selección necesita que ese liderazgo que imprimen en la temporada lo apliquen en el seleccionado, de esa manera empujaremos todos para el mismo objetivo.

-Se viene trabajando en la talla del poste bajo, ¿modifica la forma de juego?
-Para nosotros tenemos los mejores postes bajos el mundo, hay que intentar disimular los contra, no solo en la altura sino en distintas posición de la cancha. Sabemos que los equipos de primer nivel están por encima nuestro en ese sentido, hay que intentar disimular esa baja potenciando nuestras virtudes, mejorando nuestras contras y afrontando de esa manera.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: