BDM

¿Qué marca vestirá a la Selección Argentina?

Una nota en Clarin.com analiza el presente de la Selección Argentina de básquetbol y el problema con la indumentaria:

Si no hubiera sido por el COVID-19, la Selección argentina de básquetbol estaría entrando en la recta final de su preparación para los Juegos Olímpicos, a los que iba a llegar con grandes expectativas tras el subcampeonato del mundo logrado en 2019. Sin embargo, sin Tokio a la vista hasta 2021, hoy espera sin saber quién la vestirá, porque hay un conflicto latente entre la Confederación Argentina de Básquetbol y Nike, la marca que le proveía esa indumentaria que tan bien luce Luis ScolaFacundo Campazzo​ y compañía.

Para entender lo que ocurre, hay que remontarse a 2017, cuando tras la finalización del vínculo con Kappa, Nike firmó con la CABB y sumó así a su segundo seleccionado argentino de peso, ya que desde 2012 viste a Los Pumas. Aunque en este caso apostó a la relación con su licenciataria Jordan Brand, marca exclusiva que en la NBA viste a Charlotte (cuyo propietario es el propio Michael Jordan) y que también ha aparecido en algunas equipaciones del poderoso Paris Saint-Germain de fútbol.

El contrato tenía una cláusula de renovación por cuatro temporadas más. De no ejecutar la misma (el plazo vencía en mayo), la empresa debía pagar una “penalidad” de 30.000 dólares: en la CABB denuncian que no lo hizo.

Además del pago anual y la obvia provisión de indumentaria, el vínculo incluía premios por determinados logros. Uno de ellos era, claro, por la clasificación a los Juegos Olímpicos de 2020. Cuando Argentina consiguió el boleto a Tokio en el último Mundial, la Confederación tuvo 45 días para reclamar que el depósito se hiciera efectivo, lo cual lógicamente sucedió.

Pero ahora, al haberse pospuesto la cita de los cinco anillos, y al terminarse un contrato que Nike no renovará, la compañía reclama la devolución de ese dinero, que según pudo saber este diario son unos 100 mil dólares.

¿La razón esgrimida? La esperable: que Argentina no participó en forma efectiva de los Juegos Olímpicos y que la empresa no estará cuando eso ocurra. En la CABB contrarrestan argumentando que no es responsabilidad de la entidad, sino causa de fuerza mayor, y que el objetivo de clasificarse fue cumplido.

Según le indicaron a Clarín fuentes de la Confederación, Nike ofreció una alternativa: continuar vistiendo al equipo hasta que se desarrollen los Juegos Olímpicos, lo que significaría una ampliación parcial del contrato vigente, pero sin pagar un peso más. La CABB descartó de plano esta posibilidad.

Clarín intentó en reiteradas ocasiones y por varios medios comunicarse con Martín Yannone, quien manejó durante estos años las relaciones comerciales entre la compañía y las federaciones y los clubes, pero el ejecutivo de Nike para el Cono Sur no respondió a los múltiples llamados y mensajes de este diario. Vale recordar que Nike este año dejó el país y le vendió al Grupo Axo sus derechos para operar, administrar y distribuir la marca en Argentina, Chile y Uruguay.

Hasta el próximo octubre, cualquier oferta de patrocinio y provisión de indumentaria que reciba la CABB debe ser comunicada a Nike, para que ésta decida sin quiere igualarla, lo cual está más que claro que no sucederá. A partir de entonces, la entidad madre del básquetbol argentino tendrá libertad para negociar.

Claro que los especialistas en el asunto no se desesperan, ya que lo consideran una consecuencia lógica del parate en la actividad económica que provocó la pandemia de COVID en todo el mundo. Es más: se especula con un interés de parte de Under Armour -entre otras- por vestir a los equipos nacionales de básquetbol.

En la CABB también analizan seriamente embarcarse en la búsqueda de un proveedor de ropa sin el agente comercial (Proenter tiene vínculo con la Confederación hasta 2023), al que le pagarían la parte estipulada por contrato pero no lo involucrarían en la decisión, que podría ser desde una convocatoria abierta hasta un proceso de licitación privada. 

En ese sentido, la responsable de acercar las propuestas, como sucedió en los últimos años, es Proenter, empresa que comercializa los derechos de la Selección. Y por el momento no hay nada. En otras palabras, los subcampeones mundiales no tienen indumentaria ni están en vista de tenerla.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: