BDM

Anzorena siente el deceso de don Carlos Smovir

Se cortó la vida de Carlos Smovir, apodado Salchicha, por sus amigos. Fue un gran colaborador del club Anzorena y sus hijos mellizos se destacaron en las divisiones inferiores y llegaron a jugar en la primera división.

La Federación de Básquetbol de Mendoza, en nombre de su presidente Ricardo Oyarce, le da un sentido pésame a la familia Smovir por la pérdida de tan querida persona.

Reseña de Don Carlos

De origen croata, el padre de Carlos Smovir –Francisco- fundó junto a sus hermanos la imprenta que se convirtió en el negocio familiar hasta que su hijo Carlos inició su propio rumbo, a los 20 años.
Carlos –visionario y creativo- comenzó a hacer sus primeras armas en la industria del chocolate con pocos clientes y mucho entusiasmo. Enamorado de la chocolatería, se inició fabricando productos para Mendoza y posteriormente para San Luis, a comienzos de los ´70.

La Cabaña es una empresa mendocina sustentada en las bases de la familia Smovir, su esfuerzo y capacitación permanentes. Son parte fundamental Annella Lazzari, esposa de Carlos y su principal apoyo, junto a sus cuatro hijos: Sandra, Carlos, Daniel y Diego.
Hasta ayer, Carlos Smovir seguía a cargo de la presidencia de La Cabaña, y Annella ocupa la vicepresidencia. Fomentando este espíritu familiar, ya al cumplir los 16 años sus hijos Carlos y Daniel viajaron a perfeccionarse a Alemania, donde se graduaron como maestros chocolateros y confiteros. Sandra, de profesión contadora, se ocupa de la parte administrativa y contable, mientras que Diego es el encargado de coordinar los puntos de ventas.

Los Smovir han recorrido un largo camino. Su primer local fue una bombonería en la Galería Bamac, atendida personalmente por Annella. El matrimonio se trasladó luego a “Normando”, donde además vendían licores, vinos y turrones.
El 18 de febrero 1978 la familia abrió la primera fábrica dedicada a la elaboración de sus propios productos. Era un pequeño local de 70 m2, en la calle San Martín. Así nacía La Cabaña. Luego en 1985, comenzaron a fabricar su propia cobertura de chocolate, abriendo una planta de 1300 m2.
Actualmente la firma posee 6 locales propios en Mendoza y San Rafael y dos plantas de fabricación y elaboración. Todo forjado por don Carlos y su familia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: