BDM

Argentina ya está entre los ocho mejores

El primer objetivo está cumplido: la Selección Argentina derrotó a Venezuela por 87 a 67, y se metió en la próxima instancia en el Mundial de básquetbol que se está disputando en China. Gran rendimiento de todo el equipo que continúa invicto.

El inicio estuvo plagado de imprecisiones. Nerviosismo absoluto desde ambos lados y mucha cautela. Argentina, además, sufrió la rápida baja de Facundo Campazzo, quien volvió a lastimarse su tobillo y debió dejar la cancha, generando incertidumbre. El equipo supo reponerse de ese pequeño golpe con Delía como bandera (cinco) y Scola liderando la ofensiva (siete). Pero como se preveía, el juego, en lo conceptual, se disputaba en el terreno vinotinto: goleo bajo (17-12 concluyó el primer parcial) y constante fricción.

La Selección logró salir de esa nebulosa con el retorno de Campazzo y la doble base con Laprovittola. Scola siguió tan determinante como en cada juego de los oficiales. De esta manera, el equipo de Hernández sacó una máxima de 13 (27-14 a falta de seis minutos). Y logró mantenerla hasta el descanso, a pesar de sufrir con el rebote (18-22) y, sobre todo, la falta de efectividad en el tiro externo (2-12). Principalmente porque Deck recuperó su facilidad para sumar puntos (diez al ET). Venezuela combatió, forzando segundas oportunidades y anotando en los segundos finales de las posesiones (una extraña tendencia que destaca la paciencia de los de Duró). Pero sufrió. La jerarquía albiceleste y la defensa asfixiante la llevaron a perder el eje argumental. Esas nobles armas le permitieron sostener los 13 al descanso (38-25).

Ya en el complemento, Argentina jugó con la diferencia con un Campazzo brillante y un Garino siempre sólido (diez) para sacar 18 (54-36 a falta de 5’17’’). No obstante, el desgaste, y la presión constante de Venezuela empujó a algunos errores del elenco nacional que achicaron la distancia y produjeron incertidumbre. Así y todo, la Selección supo frenar la reacción, con Deck inspiradísimo y el aporte silencioso de Delía.

Ese fue tal vez el mejor atributo del conjunto de Hernández: la paciencia. Jamás perdió el enfoque, ni mermó su compromiso defensivo. Y entonces Venezuela finalmente bajó los brazos. Ya no pudo sostener su plan. Deck alcanzó su máxima en la Selección (25) y ni hizo falta que retornara Campazzo: tanto Vildoza como Laprovittola resolvieron con excelencia la disyuntiva, y la albiceleste, usando sus 12 jugadores del plantel, sumó otra gran victoria, esta vez por 87 a 67.

Este domingo 8/9, Argentina, ya con la clasificación a cuartos asegurada, se medirá frente a Polonia (de nuevo a las 9am) para resolver cuál será su rival en la próxima instancia. Pero el objetivo inicial está cumplido: el equipo se metió entre los ocho primeros. Y sigue invicto, como detalle no menor…

Patricio Garino
Nicolás Laprovittola
Luis Scola

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: